Beneficios del chocolate en nuestro cerebro.

pastelitos de cerebro

Hace unas semanas recibíamos la noticia de que el mundo puede quedarse sin chocolate por el incremento de consumo en el continente asiático. Por la creciente demanda de semillas de cacao sobre todo en China, probablemente en el año 2020 no habrá suficiente chocolate para todos.

Todos conocemos los efectos beneficiosos de su consumo, disminuye la tensión arterial, el colesterol malo LDL, aportándonos una sensación de bienestar por estimulación de los receptores cerebrales que participan en la secreción de endorfinas. Además es antidepresivo por contener serotonina, mejorando la función cerebral.

El consumo de chocolate es bueno para el corazón y el cerebro. En un estudio publicado por La Dra. Adriana Buitrago López de la Universidad de Cambridge en el British Medical Journal en el 2011, llegaban a la conclusión que los individuos que comían chocolate tenían un 37% menos de riesgo de padecer una enfermedad cardiaca y un 29% menos de padecer un ictus comparándolo con individuos que no comían chocolate o lo comían en pequeñas cantidades. Ellos establecían una diferencia entre las personas que comían chocolate negro, con leche o blanco. También registraron en que forma se consumía el chocolate;  en barritas, bebidas, bizcochos, snacks o suplementos nutricionales. Los resultados de su metaanálisis sugerían que el consumo de chocolate al menos una vez al día reducía el riesgo de mortalidad por infarto de miocardio y el de incidencia de diabetes en varones de todas las razas.

Esos efectos favorables parecen estar mediados por la presencia de polifenoles en el cacao, productos que están en relación con el incremento en nuestro organismo de óxido nítrico que aumenta la función del endotelio vascular, disminuyendo la posibilidad  que las plaquetas se adhieran y formen trombos causantes de infartos cardiacos y cerebrales. Se han visto también efectos en la disminución de la tensión arterial, menos resistencia a la insulina, con menos incidencia de diabetes y disminución del acúmulo de colesterol en las arterias produciendo arterioesclerosis.

chocolate y cerebro 1

Además los polifenoles que contiene el chocolate negro pueden aumentar la circulación sanguínea en los pacientes afectados por Enfermedad arterial periférica, que cursa con claudicación intermitente y déficit de vascularización en las extremidades inferiores. Estos pacientes presentan clínica de debilidad muscular durante el ejercicio y disminución de pulsos periféricos, debido en parte a la disminución de la génesis de óxido nítrico y estrés oxidativo. Los polifenoles actúan dilatando las arterias e incrementando la generación de óxido nítrico.

El Dr. Lorenzo Loffredo de la Universidad de Sapienza de Roma acaba de publicar el 2 de julio en el “Journal of the American Heart Association” un estudio con 20 pacientes (14 varones y 6 mujeres), con edades comprendidas entre los 60 y 78 años, con un estadío IIb en la clasificación de Fontaine,  presentando dolor en miembros inferiores al caminar menos de 200 metros.

Los pacientes fueron randomizados en dos grupos, a un grupo se les daba 40 gr  (sobre 200 calorías) de chocolate negro con 85% de cacao y al otro chocolate con leche con menos del 35% de cacao. A todos los pacientes se les realizaba un análisis de sangre por la mañana para determinar el estrés oxidativo y otras variables del hemograma, luego se les realizaba a la hora del análisis una prueba de marcha en cinta rodante y media hora más tarde se les daban los 40 gr de chocolate. Dos horas más tarde de comerse el chocolate se les realizaban nuevos hemogramas y un segundo test de marcha.

En los resultados obtenidos llama la atención que los pacientes que comían el chocolate negro caminaban 12 metros y 17 segundos más que antes de comerse el chocolate con más alto contenido de cacao. Sin embargo en los que comían el chocolate con leche los resultados no variaron.

Debemos de incluir el chocolate negro en nuestra dieta variada y tener en cuenta que el que consumimos tiene muchas calorías, azúcar y grasas. Una típica barrita de chocolate nos proporciona 94 calorías, con 24 gramos de azúcar y 8 gramos de grasas saturadas.  Los frutos secos como almendras o avellanas, que con frecuencia se mezclan con el chocolate son ricos en grasas insaturadas y oligoelementos como el hierro, magnesio y proteínas.

Bibiliografía referencia:

1. Buitrago López A et al. “Chocolate consumption and cardiometabolic disorders. BMJ 2011.

2. Loffredo L et al. “Dark chocolate acutely improves walking autonomy in patients with peripheral artery disease”. J.Am. Heart Association 2014.

Autora. Ana Belén Cordal López

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s