El tratamiento con Fingolimod puede ser beneficioso en los ictus cerebrales.

Esclerosis múltiple centro CRENE

El Fingulimod (Gylenya) es un tratamiento inmunomodulador usado en los pacientes con Esclerosis Múliple  Recurrente-Remitente muy activa a pesar del uso de otros tratamientos como el Interferon Beta. Presenta su acción al unirse al receptor 1 de la esfingosina 1 fostafo (S1P), presente en la membrana de los linfocitos, atravesando fácilmente la barrera hematoencefálica, bloqueando los linfocitos e impidiendo que estas células de defensa salgan de los ganglios linfáticos y circulen en exceso por todo el organismo, produciendo el agravamiento de la sintomatología.

fingulimod

En un estudio piloto publicado el 7 de julio online en la revista Jama, se estudian pacientes con hemorragia intracerebral administrando Fingulimod en las 72 horas tras el episodio agudo. El estudio ha sido llevado a cabo en China en el Hospital de Tianjin por el Dr. Yin Fu y colaboradores.

Todos sabemos que el ictus hemorrágico tiene peor pronóstico normalmente que el isquémico y dentro de la evolución de los pacientes y los resultados esperados con el tratamiento neurorrehabilitador influye mucho el volumen de la hemorragia y las áreas cerebrales afectadas.

En este estudio se valoraron 11 pacientes con hemorragia intracerebral con un volumen de hematoma entre 5 y 30 ml, tratados con Fingolimod, dosis de 0,5 mg vía oral, tres días consecutivos, en las 72 horas del inicio de la clínica. Estos pacientes eran comparados con otros 12 del grupo control también con hemorragia intracerebral con tratamiento estándar sin Fingolimod.

Se observó que los pacientes tratados con Fingolimod presentaban menos linfocitos CD4+, CD8+ y CD19+ y lifocitos B también disminuidos en la circulación sanguínea, por lo que se disminuye el edema perihematoma encontrado a los 7 días de evolución. Además mostraban mejores resultados en las escalas que normalmente utilizamos para valorar a los pacientes como la Escala de Coma de Glasgow, el NIHSS, la Escala de Rankin  modificada  o el Indice de Barthel modificado.

A los 3 meses de evolución también observaron que los pacientes tratados presentaban mejores puntuaciones en sus actividades de vida diaria en el Barthel o Rankin modificado.

Presentaban también menos complicaciones frecuentes en estos pacientes como infecciones pulmonares producidas por neumonías aspirativas.

Como crítica podemos destacar que en este estudio se incluyen pocos pacientes, además no es un estudio randomizado, incluyéndose solo pacientes con hematoma en ganglios basales, no a nivel parenquimatoso. Los pacientes presentaban volúmenes de hemorragia menores de 30 ml, no estando muy clara la medición de hemorragia en grupos control.

Lo positivo es que el estudio de fármacos moduladores usados en las diferentes enfermedades neurológicas como la Esclerosis Múltiple sigue avanzando y las líneas de investigación abiertas son numerosas y esperanzadoras. Además si esos fármacos pueden también disminuir las secuelas en una enfermedad tan importante para nosotros como el Ictus hemorrágico el beneficio será todavía mayor.

Si deseáis más información referencia al artículo en la revista Jama.

Autora: Ana Belén Cordal López. Médico rehabilitador.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s