¿Origen del Parkinson fuera del cerebro? Parece ser que podría estar en la nariz o intestino…

Siempre hemos pensado que el Parkinson se produce por una pérdida de neuronas en la sustancia negra, una pequeña región del cerebro que produce dopamina. En todos los casos de esta enfermedad, han aparecido los “cuerpos de Lewy“, pequeños depósitos de proteínas.

En 1997, aparecieron dos artículos, que empezaron a aportar mayor conocimiento sobre la enfermedad. En uno de ellos, relacionaba el Parkinson con la mutación de una proteína, la alfa-sinucleína, y dos meses después, un segundo artículo demostró que esta proteína era el componente principal de los cuerpos de Lewy.

Los últimos estudios, llevados a cabos por el médico alemán Heiko Braak, parecen revelar, que en ciertos casos el origen de esta enfermedad, pudiera estar en el estómago o en el intestino, incluso en la nariz, y de ahí, ir saltando de neurona a neurona hasta llegar a los centros cerebrales del movimiento. Como una infección que avanza de célula a célula. Pues bien, parece que lo que salta de célula en célula es una proteína, y parece ser que esta proteína implicada es la alfa-sinucleína. Y una teoría cada vez más extendida, sostiene que esa proteína se comporta como un prión.

Entre el 2003 y el 2006, se realizaron varios estudios donde comprobaron que los cuerpos de Lewy, aparecían en dos lugares: uno era el bulbo olfatorio, y el otro el núcleo dorsal del vago (una pequeña región del tronco del encéfalo que envía nervios al estómago y al intestino para regular sus movimientos). Cuando este núcleo estaba afectado, también lo estaba el sistema nervioso entérico, formado por las neuronas que tapizan el estómago y el intestino.

Parece ser, que en el caso del bulbo olfatorio la enfermedad no avanzaba más allá, sin embargo en el caso del intestino, los cuerpos de Lewy se veían en regiones superiores (del tronco del encéfalo a los centros del movimiento y al final en la corteza cerebral). La enfermedad avanzaba en sentido ascendente, y cuando llevaba varios años desarrollándose, era cuando se dañaban los núcleos del movimiento.

Además, las regiones inicialmente afectadas fueran zonas de contacto con el exterior, lo que sugería que la enfermedad podía empezar por alguna agresión externa.

En 2012, Francisco Pan-Montojo, neurólogo e investigador español en la Universidad de Múnich, demostró que esta hipótesis de Braak es, por lo menos, viable. Y lo probó con un pesticida.

¿Quieres saber más sobre la investigación del pesticida? Te invitamos a que pinches sobre la noticia original y descubras más detalles:

http://www.elconfidencial.com/alma-corazon-vida/2014-07-28/la-ultima-explicacion-del-parkinson-el-prion-que-salta-del-estomago-al-cerebro_168122/

Fuente imagen: enlace anterior.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s