El bajo consumo de hierro durante el embarazo aumenta el riesgo de tener un niño autista.

falta de hiero y autismo

Un nuevo estudio encentra una clara relación entre el bajo consumo de hierro en las mujeres embarazadas y la posibilidad de tener un niño con autismo.

El estudio muestra un riesgo multiplicado por cinco de tener un niño autista en hijos de madres con poco aporte de hierro durante el embarazo en las que además confluyen otros factores de riesgo asociados como tener más de 35 años, o padecer transtornos cardiovasculares o metabólicos como hipertensión arterial, diabetes u obesidad.

La Dra. Rebeca J. Schmidt de la Unversidad de California, autora de este estudio publicado online el 22  e septiembre en la revista Journal of Epidemiology, cree que es necesario recomendar tomar suplementos de hierro durante el embarazo y la lactanca, esecialmente en mujeres diabéticas hipertensas u obesas.

En un estudio previo el (http://ajcn.nutrition.org/content/96/1/80) ya se llegó a la conclusión de que los hijos de madres que tomaban suplementos de ácido fólico desde las primeras semanas del embarazo tenían menos riesgo de padecer autismo. También conocemos lo impotante que es el ácido fólico para un buen desarrollo del tubo neural y los cordones posteriores de la médula, tan importantes para evitar en el niño enfermedades como la espina bífida o el mielomeningocele.

Este último estudio es el primero que relaciona el consumo de hierro con la aparición de transtornos del espectro autista en los niños. El estudio incluye a 520 niños del estado de North Carolina ( de edades entre 1 y 5 años. En las madres se estudiaba el consumo de hierro desde los 3 meses previos a la concepción hasta el final del período de lactancia (periodo index), valorándose no sólo los suplementos orales, sino el hierro consumido en los alimentos.

Los investigadores observaron que las madres que consumían menos suplementos y hierro con los alimentos durante el “index período”, eran las que tenían niños con espectro autista.(odds ratio 0,63, 95% IC: 0,44-0,91).Las madres de niños autistas consumían menos hierro diariamente que las madres con niños libres de transtornos autistas (51,7 vs 57,1, p 0,03).

Aunque se necesitarían más estudios para asegurar que exista una clara relación, está claro que la deficiencia de hierro afecta hasta a un 50% de las mujeres embarazadas. El hierro es necesario para el correcto desarrollo cerebral, para la mielinización, la creación de neurotransmisores y la respuesta inmune. Aspectos todos estos relacionados con el autismo.

Las sombras de este estudio serían sobre todo la toma de datos prospectiva, en los que una mujer debe recordar todo lo que comía años atrás al estar embarazada o durante la lactancia. Lo que nos puede hace sospechar de la fiabilidad. Además lo investigadores no diponian de todos los hemogramas y bioquímicas, por lo que sería más fiable la realización de un estudio prospectivo.

Fuente: “Maternal Intake of Supplemental Iron and Risk of Autism Spectrum Disorder”. Am.J. Epidemiology. Sept 22, 2014.

Ana Belén Cordal López.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s