Un estilo de vida saludable disminuye la incidencia del ictus a la mitad en mujeres.

tabaco e ictus

Todos sabemos que trabajando en prevención primaria y reduciendo los factores de riesgo cardiovascular disminuiremos también la probabilidad de nuevos ictus.

Los autores de un estudio publicado en el Neurology el 8 de octubre del Instituto Karolinska de Estocolmo y comandados por Susana C.Larsson nos explican que mientras que en estudios previos se sugiere que el consumo de alcohol, el hábito de fumar, la obesidad, la inactividad física por separado contribuyen a la aparición de un mayor número de ictus, este estudio valora la combinación de varios de estos factores.

En este estudio los investigadores valoran varios factores asociados valorando hábitos de vida saludables y encontrando disminución de la incidencia que va desde el 9% de reducción si practicamos ejercicio al 17% si no fumamos ni estamos expuestas al humo del tabaco.

Para el estudio los investigadores tomaron datos de 31.696 mujeres de un estudio de cohorte realizado para prevención del cáncer de mama con realización de mamografías. Todas las mujeres incluidas en el estudio no estaban diagnosticadas ni de cáncer ni de ninguna enfermedad cardiovascular. Todas las participantes habían completado un cuestionario sobre sus hábitos dietéticos y su estilo de vida. Los nuevos casos de ictus diagnosticados eran registrados en el “Swedish National Patient Register” y “Swedich Cause of Death Register”.

Los estilos de vida que se consideran relacionados con la disminución de incidencia del ictus son una dieta saludable (cumplir al menos el 50% de las recomendaciones de dieta saludable), consumo moderado de alcohol ( de 5 a 15 g/d),  no fumar, realizar actividad física (caminar o realizar ciclismo 45 minutos al día, y mantener un IMC menor de 25.

El estudio se realizó de forma prospectiva durante 10,4 años, durante este período aparecieron 1554 nuevos casos de ictus, 1155 isquémicos, 246 hemorrágicos y 153 inespecíficos o criptogénicos.

El riesgo de ictus sobre todo de estirpe isquémico disminuye estadísticamente con el aumento de los factores de protección: más ejercicio, peso adecuado, dieta y disminución de otros factores como el estrés.

Un aspecto importante es que aunque se eliminen del estudio las mujeres con antecedentes de fibrilación auricular o diabetes, los datos no varían. La asociación tampoco se afectaba con la edad o la hipertensión.

Un aspecto importante que debemos tener en cuenta que el tabaco es el factor más relacionado con el desarrollo del ictus. En cuanto al alcohol, se extrajo una cohorte de mujeres que consumían bebidas alcohólicas y los resultados obtenidos mostraban que un consumo del alcohol de entre 5 y 15 gr al día, que correspondería a consumir una bebida alcohólica protegerá frente al ictus.

La Dra. Larsson autora del estudio cree que los mecanismos de protección de estos factores sobre el ictus incluirán la disminución de las cifras de tensión arterial y el consumo leve-moderado de alcohol aumenta las cifras de HDL colesterol.

Referencias: Healthy diet and lifestyle.

Autora: Ana Belén Cordal López.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s